Don Julio Avellaneda Santamarina, nieto del ilustre presidente Nicolás Avellaneda, quien ocupó una banca de diputado nacional, nos informó sobre la adquisición de nuestra sede partidaria.

Relató Don Julio, que el presidente Justo, al asumir su mandato, debió enfrentar la terrible crisis mundial iniciada en 1929, y entre las medidas implementadas, redujo en un porcentaje importante las dietas de todos los legisladores.

Asumida la primera Presidencia del Gral. Perón, un grupo de diputados y Senadores, que no pertenecían a nuestro partido, solicitó al gobierno la restitución de las dietas que no habían percibido, quien respondió favorablemente el pedido.

Los legisladores demócratas que se veían favorecidos con esta resolución, en un primer momento pensaron en negarse a recibir el reintegro de sus dietas. Agrega Avellaneda, que el pensamiento lúcido de uno de los beneficiarios, fue en definitiva lo que prosperó. En consecuencia se resolvió que con los aportes reintegrados de las dietas y con otros realizados por dirigentes, adquirir una sede partidaria.

En consecuencia se resolvió adquirir a la sucesión Bengolea el inmueble de la calle Rodríguez Peña 525. La escritura se realizó el 1 de Septiembre de 1946 en la escribanía Vaccaro y firmó la escritura por los adquirientes el Dr. Reynaldo Pastor.

El relato del Dr. Avellaneda finaliza señalando que contribuyeron a la adquisición del inmueble: Robustiano Patrón Costas, Luis Duhau, Felipe Yofre, Santiago Sánchez Elía, Luis Grisolía, Orlando Williams Alzaga, Carlos Alberto Pueyrredón, Rodolfo Coromiras Segura, Nicolás Avellaneda (h), Daniel Solanas Agüero y Julio Avellaneda.

Es un condominio compartido con el PADECO, Partido Demócrata Conservador de la provincia de Buenos Aires, quienes utilizan el 2º piso del edificio, en forma exclusiva.

Desarrollado por Producciones Helbetica